viernes, 23 de diciembre de 2016

Poema en clave por obligación

¡Hola chic@s! Soy Alejandra Vaquero, y os voy a enseñar la narración de mi bisabuela en la cárcel, que está contado como una especie de cuento con muchas rimas por si lo encontraba un militar. Está expresado indirectamente (en clave) para que no la fusilaran. Os voy a resumir el por qué la detuvieron.




Mi bisabuela tenía 16 años. Era el año 1937, en la batalla del Jarama. Mi bisabuela, su madre y su sobrina de 13 años, vivían en Ciempozuelos. No eran de ningún bando*.

Un día, al pueblo (Ciempozuelos) llegaron soldados heridos, lesionados, etc... Uno de ellos, llamó a la puerta de su casa. La madre de mi bisabuela, al ver que tenía los pies ensangrentados por culpa de las botas, ya que al llevarlas un largo tiempo le hacían daño, le dio una palancana (una especie de cubo) con agua para que se limpiara y se curara las heridas. Y por ayudar a una persona, las culparon de ayudar a una persona del "bando contrario" (y como he dicho antes, mi bisabuela, su madre y su sobrina, no eran de ningún bando). El padre de mi bisabuela, ya estaba en la cárcel por lo mismo. Le metieron en la cárcel para mujeres de Madrid,  en Ventas, hasta que fue trasladada a una cárcel de Bilbao, Begoña, y allí pasó 3 años.

(*nota= como en todas las guerras hubo dos bandos. El bando rebelde o nacional (el que dio el golpe de Estado contra el gobierno democrático de la República elegido en las urnas por los españoles) y el bando republicano (el que intentó defender a los españoles del golpe de Estado. Perdió el bando republicano y el resultado fueron 40 años de dictadura de Franco)





Vamos con el "poema" :


A mi amigo "Chimpancé" por Emilia Molina:

(Página 1)

Bueno, amigo "Chimpancé" dices que aburrido estás pues;
 te voy a contar un cuento que no has oido jamás.
 No es "El sueño de un burgués"
 ni una "Leyenda oriental"
 ni una "Estampa de costumbres"
 ni un "Romance medicinal".
Es, tan sólo hacerte historia transcribir la realidad 
de los que viven ahora privados de libertad.
Pues, verás; en una sala de un tamaño regular
mide seis metros de larga,
y cinco de ancha en total.
Algo mejor ventilada,
limpia, y clara nada más,

(Página 2)

viven treinta y seis reclusas
en franca comunidad,
y dándole a Dios gracias 
si no entra alguna más.
Pero... ¡no te asombres tanto!
Lo que te digo, es verdad
de un escaso medio metro
disponemos cada cual,
y ese trozo de terreno
se tiene que habitar 
para comedor y alcoba,
cocina y sala de estar.
Ocupada de utensilios 
de pura necesidad
en tan estrecho terreno
allí tienes que instalar
el armario de la ropa,
los cacharros de fregar 
el lecho en donde dormimos,

(Página 3)

el hornillo de guisar,
y si quieres distraerte...
novelas para ojear.
Pero en fin se sobrelleva,
es cuestión de habilidad;
mas... ¡me pones una cara rara!
no trato de exagerar...
yo, quisiera convencerte
que lo que digo "es verdad".
Pero escucha; que ahora viene
lo que más te asombrará,
la cuestión alimenticia 
que es algo "trascendental".
A las siete al ser de día,
dan orden de levantar
y recoger las camas 
o a patadas que es igual.
Después a formar la fila 
formaditas... sin hablar
y a bajar por el almuerzo

(Página 4)

"rico" moca vegetal
un caldillo casi negro-
medio tibio, y sin colar
sin azúcar casi siempre
que se agarre al paladar.
Pero algunos días, nos falta
es ¡triste de lamentar!
aunque malo, nos servía
para el cuerpo calentar.
Más... peor es la naranja,
que nos dan en su lugar...,
pequeñita y casi siempre seca,
vieja y dura de pelar
que nos deja frío el cuerpo
y el estómago... aún más.
Pero... escúchame amiguito
que lo mejor... ahora va...
La paella valenciana
que es digna de comentar.

(Página 5)

Un cazo de arroz partido
con gran gusto a pimentón,
algunas veces cocido 
y más de las veces, no.
Unos días  sabe a sebo;
otros, huele a humedad
pero... puedo asegurarte
que a carne, nunca sabrá.
Mas el caso más curioso
que yo te debo citar
es el caso "reganche"
vaya "batalla campal";
allí, gritos y atropellos
disgustos que lamentar
en fin... chico "la caraba"
por ese plato infernal.
Y a la hora de la cena 
se repite casi igual...
dicho menú y la escena

(Página 6)

que te acabo de contar.
Bueno... al menú citado 
le tienes que acompañar
al rico pan de maquelo
de un sabor tan especial,
y es la ración tan pequeña
que para que aumente más, 
hay que mirarla con lupa
pero... se te queda igual.
Es que amigo, diez raciones 
que tenemos que sacar,
de un pan de kilo escaso...
no se pueden estirar.
Y hay que ver luego las caras
que ponen cuando la dan.
Que si "a mi me tocó menos"
Que si "a ti te tocó más"
y ésta es... la eterna lucha 
del hambre y la necesidad.

(Página 7)

¡Como el rancho es tan escaso
y el hambre te acosa más
hay que comer... ciertas cosas,
que nadie creyó jamás!
las cáscaras de naranjas
porque tienen "vitaminas"
son su igual complemento 
a tan escasa comida.
No queda una alegre suerte 
que amenice nuestra vida
como no sea algún chiste 
o algún "bulo de salida".
Hay días que no se resiste 
con tanta y tanta sorpresa,
pues parece que las presas
tienen que estar sometidas
a vivir muy arregladas,
y a ordenar la habitación
porque "anuncian" la visita

(Página 8)

de alguien de dirección.
Y se oye cada cosa...
A ver esconde usted esa bolsa,
¡Porque afea a esa pared!
Usted "guarde esos zapatos"
y "tú tapa aquella caja"
"tú oculta esos zapatos,
y que no se vea esa caja"
"tú oculta esos trastos,
y que no se vea esa caja"
"Que estén limpios esos balcones"
que esté ordenada la sala,
y "llévese esos cajones"
y... ahora todos a callar
¡Mejor será rezar...!
para calmar las pasiones.
En tanto llega la noche 
¡Y esto es ya trágica escena!
no hay que pensar en dormir
si no quiere el centinela
porque, el pobre en su garita

(Página 9)

canta y canta sin cesar
tan solo para ayuntar 
el gran frío que le acoquina;
y mientras tragando quina
seguimos sin descansar...
esperando a que el relevo 
nos deje dormir ya.
Cuando por fin nos quedamos
libres ya... de los moscones
en tan estrechos colchones,
el más santo se desvela.
Si sientes algún picotazo,
alguna "pulga será"
o quizá sea algún "piojo"
que viene a molestar
y así amanece el día
¡Otro más de reclusión!
¡Cuándo llegará el 
día de nuestra liberación!
lo peor es si quieres hacer
 una gran necesidad

(Página 10)

Pues, despliegas un derroche
de equilibrio y discreción
para no pisar ningún colchón
y que nadie te reproche
¡Y se oye cada lamento!
"que me has pisado con un pie"
pero "ten conocimiento"
pero "ten más cuidado, mujer"
"casi me arrancas el pelo"
que "me diste un pisotón"
pero..."cierren esa puerta"
si puedes... das media vuelta
¡Paciencia y resignación!
¡Te espera una perspectiva 
cuando vuelven a llamar!
Estar dos horas en fila
para poderte lavar,
y darse prisa en peinarte 
en peinarte
¡Y nada de alborotar!
porque enseguida te avisan 
de que tienen que contar 

(Página 11)

¡Más te admiras! No te asombres
porque algún día los hombres
cuando sepan esta historia,
buscarán en su memoria
razón que la justifique.
Pero ¡no es que se critique 
que esa es la vida en prisión
que media España vivimos,
no sé... como resistimos!
a tanta y tanta opresión.


Emilia Molina
                                 Bilbao-Begoña-"Orue" 2-3-1941



más info sobre Batalla del Jarama en Ciempozuelos

viernes, 16 de diciembre de 2016

El sueño de Abraham.


El poema que figura a continuación fue escrito por Abraham Koplowicz,  que nació el 18 de febrero de 1930. En la primavera de 1940 tenía, por tanto,  10 años. Fue uno de los niños del gueto de Lódź en el que trabajó en un taller de zapatería.

En agosto de 1944, Abraham y sus padres fueron deportados a Auschwitz-Birkenau. Su madre y él fueron asesinados allí mientras que su padre pudo sobrevivir.

Aquí podemos ver al pequeño Abraham con sus padres.




El cuaderno,  con 8 poemas y los dibujos,  fueron descubiertos por su padre Mendel  en el ático de su casa del gueto de Lodz a la que regresó al terminar la guerra.
Después de la liberación, el padre de Abraham se volvió a casar con una mujer llamada Haya Grynfeld. Desde Polonia emigraron a Israel en 1956. Mendel nunca mostró el cuaderno a nadie antes de su muerte en 1983. Fue entonces encontrado por el hermanastro de Abraham, Eliezer (hijo de Mendel de su matrimonio después de la guerra y también superviviente del Holocausto) que organizó su publicación en Polonia en la década de 1990. El hermanastro de Abraham donó esos poemas y dibujos a la asociación Yad Vashem, de la que ya hablamos en clase. 


Este poema, originalmente escrito en polaco, fue uno de los varios que Abraham escribió en un cuaderno escolar mientras estaba en el gueto. 
El poema nos cuenta un viaje imaginario del niño, de sus esperanza y sus deseos de vivir, de viajar, de conocer y descubrir el mundo y sus secretos. Nos habla de la curiosidad por aprender por parte de un niño que casi no pudo estudiar. Sin embargo, nos habla de las pirámides, de desiertos y cataratas, de las ruinas de la ciudad de Pompeya que quedó sepultada por la erupción de un volcán, nos habla del escritor griego Homero, autor de la Ilíada y la Odisea.  Todo un reflejo de la cultura y de la curiosidad, del interés y las ganas de aprender de un niño de 10 años que no pudo cumplir su sueño.

'un sueño'

Cuando crezca y tenga 20 años
saldré a ver el mundo encantador.
Me sentaré en un pájaro con motor
despegaré y me elevaré alto al espacio.
Volaré, navegaré y me elevaré
sobre el mundo lejano y hermoso.
Pasaré sobre ríos y mares.
Al cielo ascenderé y floreceré
una nube mi hermana y el viento mi hermano.
Me maravillaré del Éufrates y el Nilo.
Veré las pirámides y la Esfinge
del antiguo Egipto de la diosa Isis.
Pasaré sobre las cataratas del Niágara
y me sumergiré en el calor del sol ardiente del Sahara.
Revolotearé sobre los peñascos del Tíbet,
Envuelto por las nubes y sobre
la tierra de la magia y el misterio.
Y cuando logre liberarme del viento abrasador y caluroso,
giraré y volaré a los glaciares del norte.
Planearé sobre la isla del gran canguro,
Y sobre las ruinas de Pompeya.
Sobre la Tierra Santa del Viejo Testamento,
y también sobre el antiguo país del famoso Homero.
Volaré lentamente, planeando con indolencia.
Y así disfrutando de las maravillas del mundo,
Al cielo me elevaré y flotaré,
una nube, mi hermana y el viento, mi hermano.



El pequeño Abraham, además de escribir poemas, también pintaba. Esta pintura la realizó con 13 años. Cuando el papa Francisco viajó a Yad Vashem el 26 de abril de 2014, le regalaron una réplica de esta pintura.

(Recordad que Yad Vashem es el centro mundial de documentación, investigación, educación y conmemoración del Holocausto. Está en Jerusalén y se dedica a trabajar por la Memoria del Holocausto: editando libros, realizando exposiciones, formando a profesores, investigando los datos de las personas asesinadas y desparecidas, elaborando materiales para la enseñanza en los colegios, etc...  Guandan miles de documentos y objetos del Holocausto y el año 2007 fue premiada con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia)



Fuente de texto e imagen:


Esta es la foto del cuaderno de Abraham:






fuente:
https://sarahhonig.com/2014/05/28/a-small-tragedy/ 


Aquí podemos escuchar una canción inspirada en el poema de Abraham. Los subtítulos son los versos del poema en inglés. Ohad Koski escribió la música para este video animado creado Tal Gadon,


fuente: http://www.sztetl.org.pl/pl/cms/opowiesc/631,marzenie-abramka-/



Así hemos recitado el poema Sueño, de Abramek.